Reflexiones de la Asamblea de Ciencias – Edición del 2011

El conocimiento es un pilar básico para que las personas puedan velar por un futuro en libertad. 

La universidad se ha convertido a lo largo de su historia en el foco del conocimiento, investigación y crítica por excelencia, reuniendo a pasadas, presentes y futuras generaciones e invitando al intercambio libre de conocimiento. Convirtiéndose así en pieza clave para aspirar a una sociedad libre.

 

En el actual marco social influenciado por el capitalismo, las empresas ansían transformar la universidad en una fábrica de mano de obra cualificada convirtiendo así a las nuevas personas graduadas en un “útil” más para un mercado cada vez más precario. Con el fin de saciar sus intereses, las empresas tratan de marcar las pautas y los planes de estudios. El objetivo es simple: que prime más la eficiencia y la capacidad de generar beneficios económicos que el saber y el desarrollo intelectual pleno. Los mercados quieren hombres máquinas sin capacidad crítica. Esta máxima conlleva a la creciente infravaloración laboral  y social de algunos estudios universitarios orientados más hacia el conocimiento que hacia la competición económica. Estudios que sin tener un nivel de eficiencia y productividad óptimo para el sistema, son catalizadores del saber, el desarrollo intelectual y la libertad humana.

 

Una libertad cada vez más desdeñada/corrompida, que comienza a recortarse de forma gradual en varios entornos. Dichos recortes, como hemos mencionado, no escapan a nuestra realidad universitaria, donde se nos recorta cada día más la oportunidad de decidir en pos de direcciones y consejos supuestamente sociales.

 

En la actualidad nos recortan becas y nos suben las matrículas cada año un poco más con el fin de hacer de la universidad algo elitista imposibilitándonos por un lado estudiar

 

Como personas libres y estudiantes nos preguntamos:

  • Ya que la enseñanza es núcleo fundamental de libertad, ¿no deberíamos de exigir una enseñanza básica, media y superior completamente gratuita, basada en la igualdad de oportunidades y la integración social?
  • ¿No deberíamos defender que la universidad siga siendo por y para la humanidad?
  • ¿No deberíamos exigir que el control de la universidad sea de la sociedad en general y no exclusivamente de los intereses empresariales?
  • ¿No deberíamos exigir mecanismos para la conciliación de la vida familiar, académica y laboral debidamente remunerada?

El conocimiento hace libres a las personas, y solo las personas libres construyen sociedades libres. Educad a los niños y no condenaréis a los hombres.

Asamblea de Ciencias – 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s